El porqué de la lubricación automática

 

Las paradas imprevistas de la producción se pueden reducir considerablemente mediante un mantenimiento preventivo. La correcta lubricación de rodamientos, cadenas, guías lineales y husillos es un factor que no se debe subestimar.

Un alto porcentaje de los daños en los rodamientos se debe a una lubricación incorrecta.

La solución:

Con el lubricador automático G-LUBE fabricado en Alemania por Gruetzner GmbH, el punto de lubricación recibe la dosis correcta del lubricante adecuado. De este modo, se evitan las fuentes de error de una lubricación manual (lubricación excesiva o deficiente, suciedad, confusión de lubricantes). El resultado es una lubricación continua, invariable y cuidadosa que redunda en la reducción de los costes de reparación y de las paradas de producción.

Flexibilidad:

La carcasa transparente del G-LUBE permite comprobar su funcionamiento en todo momento. Con sus tamaños de 60 ml, 120 ml y 240 ml, se puede ajustar una dosificación de lubricante de entre 0,16 ml/día y 8 ml/día. Esto se consigue mediante la selección del tiempo de vaciado entre 1 y 12 meses, en función de las necesidades de la aplicación.

El lubricante correcto:

Cada cliente puede rellenar su propio G-LUBE o recibirlo lleno con uno de los muchos lubricantes estándar. Gruetzner GmbH también atiende peticiones especiales, incluso en pequeñas cantidades. La amplia gama de accesorios de instalación permite una gran selección de aplicaciones.

Seguridad laboral:

En caso de una acumulación de presión de hasta 5 bar/73 psi, no es necesario montar directamente el G-LUBE en el punto de lubricación. También es posible establecer líneas de alimentación a zonas a las que el usuario puede acceder con comodidad. De este modo, el G-LUBE también contribuye a la seguridad laboral y reduce considerablemente el tiempo necesario en comparación con la lubricación manual. Para activar el G-LUBE no se necesita ninguna herramienta.

Tecnología probada:

El funcionamiento del G-LUBE se basa en la probada tecnología de una relación electroquímica que genera nitrógeno (N2) inerte mediante el uso sistemático de un electrolito. Este tipo de acumulación de presión permite que el G-LUBE sea más independiente de la temperatura que muchos otros lubricadores convencionales accionados por gas. Se puede utilizar en rangos de temperatura de entre -20 °C/-4 °F y 55 °C/131 °F.

También se puede utilizar en atmósferas potencialmente explosivas.

Protección ambiental:

El uso del G-LUBE permite reducir tanto el consumo de lubricante como el coste energético de los accionamientos.

Para más información, visite la página www.G-LUBE.com